A pedido del municipio

La provincia encaró una obra para garantizar la provisión de agua potable en Paraná

Para poder garantizar la provisión de agua potable a aproximadamente 340.000 paranaenses que habitan en el conglomerado urbano, el gobierno provincial encaró trabajos de dragado solicitados por el municipio.

La draga provincial Rex, dependiente de la Dirección de Hidráulica, culminó las tareas de draga en la Toma Nueva de Agua de la ciudad de Paraná, garantizando la provisión de agua cruda a la planta del Cristo Redentor. La intervención y ejecución de los trabajos fueron dispuestos por el gobernador Gustavo Bordet frente al requerimiento urgente realizado desde el municipio ante la bajante del río en los meses de agosto-septiembre.

La provincia finalizó los trabajos del dragado de la Toma Nueva de Agua de Paraná, la cual permite garantizar la provisión de agua cruda a las plantas de tratamiento que abastecen de agua potable a la ciudad. “El gobernador Bordet accedió de forma inmediata al pedido del municipio teniendo en cuenta que las bombas benefician alrededor de 340.000 habitantes que componen el conglomerado urbano de la capital provincial” indicó el ministro de Planeamiento, Luis Benedetto.

Los trabajos, que comenzaron a mediados de septiembre y finalizaron los primeros días de noviembre, fueron realizados desde la Dirección de Hidráulica de la provincia, dependiente del Ministerio de Planeamiento, Infraestructura y Servicios, a través de la draga provincial Rex. “El gobierno provincial ejecuta de manera abierta un trabajo colaborativo con los municipios, aportando su conocimiento y elementos para la solución de problemas que exceden las capacidades de aquellos” detalló.

La pronunciada bajante del río Paraná, ocurrida en agosto-septiembre de este año, provocó que la bomba que abastece a la planta del Cristo Redentor tuviera problemas de captación de agua cruda debido a la sedimentación y embancamiento de material que existía en la zona. En este contexto “el gobernador Bordet accedió al pedido urgente de la municipalidad, ya que esas bombas son las que dan agua potable a más de 340.000 personas”, precisó Benedetto.

Asimismo, el titular de la cartera de Planeamiento, mencionó que “debido a la urgencia e importancia de los trabajos, los medios fueron dispuestos para hacer la tarea a través de la draga provincial Rex, que depende de Hidráulica, con todo su personal, equipos y herramientas”.

Aspectos técnicos

Consultado sobre los trabajos realizados, el director general de Hidráulica, Cristian Gietz, explicó que “la draga se encontraba en Diamante, estaba lista para partir a Villa Paranacito, pero la trasladamos hacia Paraná en donde comenzó a trabajar a mediados de septiembre, y aproximadamente trabajó unos 45 días”.

En relación a las tareas, Gietz detalló que “se removió y dragó una cantidad aproximada de 20.000 m3 de sedimentos que se habían acumulado, por lo que ahora la zona, por dos o tres años estará libre de sedimentación para que puedan trabajar las bombas con la facilidad que se necesita para proveer el agua cruda a las distintas plantas de tratamiento de la ciudad de Paraná”.

“La provincia puso todo lo que es el equipo en si mismo con todas sus provisiones y herramientas y la dotación de personal, compuesta por ocho personas, que trabajaron en turnos de corridos para poder completar lo que creemos que ha sido un buen trabajo” indicó.

Finalmente, el responsable de Hidráulica, remarcó que “se cavó material de dragado por cuatro metros con lo cual, y de acuerdo a un estudio que se hizo de la bajantes mínimas, por más que haya una bajante importante va a tener provisión de agua para poder seguir bombeando”.

Fuente: Prensa Ministerio de Planeamiento

Ver en Google Maps